martes, 25 de octubre de 2016

MARIO VARGAS LLOSA: MÁS ALLÁ DEL BIEN O DEL MAL

Por Nando Vaccaro Talledo - Octubre 2016

“Más allá del bien o del mal” es una obra del intenso filósofo alemán Friedrich Nietzsche (publicada en 1886), quien focalizó sus elucubraciones en realizar críticas a la supuesta ausencia de visión moralizante en los filósofos y pensadores de su tiempo.   

En un contexto más actual, el escritor peruano Mario Vargas Llosa (MVLl) decidió separarse, hace unos meses, de su esposa y madre de sus tres hijos tras medio siglo de matrimonio, y a sus ochenta años se ha entregado a un nuevo amor. Este hecho dividió y divide a la opinión pública: hay quienes condenan este suceso, acusando al literato de infame y canalla; hay otros que se mantienen al margen y no se pronuncian, y también están los que dicen que si ya no era feliz con Patricia Llosa,
entonces, “¿para qué seguir con alguien a quien ya no se quiere?”. Aunque es probable que Vargas Llosa haya estado saliendo con su nueva pareja antes de anunciar su separación, no hay pruebas que lo condenen por adúltero o bígamo. Ahora, todo este asunto, tan aprovechado por los medios, sobre todo los televisivos, que han hecho de esta historia una especie de novela rosa, ¿qué grado de incidencia tiene en los lectores que estén planeando leer una obra del Nobel peruano por primera vez?

En varias partes del mundo muchos libros del escritor están siendo nuevamente exhibidos, y se han incrementado las ventas porque, sin querer queriendo, los medios han potenciado la imagen del escritor y han dejado su impronta en el imaginario social; y aunque en muchos ha generado rechazo que optara por otra mujer lo concreto es que se ha hablado tanto de él que es inevitable no tenerlo presente. Así funciona también la publicidad, incluso de algunos productos que sabemos que son nocivos para la salud, como el cigarrillo, las gaseosas o la comida chatarra: nos instan y persuaden –por no decir manipulan– para que terminemos consumiendo eso de lo que tanto hablan. 

En el caso de MVLl, ¿necesitaba generar toda esa parafernalia multimediática y exponer su vida privada para vender más libros? Resulta absurdo creer esto, más aún en alguien que tiene pergaminos de sobra para ofrecer sus obras sin recurrir a controversias mediatizadas. Además, sabido es que el escritor posee varias propiedades en importantes ciudades de Europa y América, y que sus ingresos son cuantiosos, así que podemos descartar que todo esto sea un circo montado sólo para vender (por supuesto, las empresas editoriales no dejan pasar la oportunidad para exhibirlo más que de costumbre en los estantes de las librerías y revitalizar las ventas de sus libros).

Repudiar o comprender su elección es una reflexión que cada persona, si le interesa el tema, debe hacer de acuerdo a sus creencias, principios, cultura y sopesando el contenido global de la información que subyace a este hecho. Y si bien se trata de la vida privada del escritor, su notable e indiscutible alcance público hace que sea inevitable no soltar una opinión al respecto.

En lo personal, considero que su decisión de abrir las alas y migrar hacia un nuevo nido no afecta mi visión de Mario Vargas Llosa como genial escritor y acertado analista social que es. Lo seguiré leyendo, estudiando y disfrutando como suelo hacer. Han habido ocasiones en que una actitud repudiable o un acto insensato han modificado mi postura frente a cómo me dispongo a leer a un autor, pero no es este el caso.   

Entiendo que para muchos parezca extraño y hasta increíble que después de haber estado toda una vida con una pareja, con la que se ha compartido muchísimo y hay tanto en común, se ponga coto a la relación, y no para ensimismarse o estar solo sino para compartir la vida al lado de otra persona. Sin embargo, poco saludable sería seguir con alguien a quien ya no se ama, ocultar la verdad y disimular los sentimientos para evitar incomodidades o el qué dirán. De todas formas, acá queda nuevamente abierta la dicotomía del bien o del mal, no en lo legal, sino en lo moral y sentimental, pero que no deja de ser muy íntima y personal en cuanto a la reflexión de lo que cada persona piensa al respecto.

Esperemos, por el acervo común y mancomunado de la cultura y en especial de la literatura, que este nuevo ímpetu de amor que atraviesa Marito no adormezca el torrente de ideas y creaciones a que nos tiene acostumbrados. Si ello mermara con esta decisión que ha tomado, eso sí que sería acerbo para sus lectores, una tremenda vicisitud, y ya no de opiniones sino de ilusiones, pues cuando un grande deja de escribir se apaga para siempre una estrella.